La prueba de que existe un creador

El nombre de Dios es una matriz de números que resulta ser el común denominador de todos los números hasta el infinito. Esta matriz es la firma de Dios.

Este libro va a demostrar cuál es la firma de Dios y va a profundizar en sus implicaciones.

¿Curiosidad?

¡No me extraña! A mí me pasó lo mismo, y por eso me impuse escribir este libro.

¡Para compartir este descubrimiento con usted!

¡No! No se trata de un ensayo sobre religión, si bien será necesario referirse a algunos aspectos postulados por algunas religiones ya que, al fin y al cabo, Dios es su principal protagonista, y la religión la disciplina que más ha tratado sobre este tema.

El Nombre de Dios es una matriz de números: la firma del creador.

El origen de esta matriz y los múltiples enfoques que desarrolla son el objetivo de estas páginas. Yo no me dediqué a encajar números al azar para ver si cuadraban más o menos con una justificación suficiente para escribir un libro así. Esta matriz siempre ha estado ahí, inherente a los números, y siempre lo estará. Yo he tenido la suerte de verla, de intuir que había algo especial tras esa peculiar configuración de cifras, de ir encajando piezas y más piezas hasta constatar que se trataba de la mismísima firma del creador.

  

 

El universo es una obra de arte firmada por su creador mediante una matriz de números.

 


Índice: La firma de Dios

La prueba de que existe un creador.

1. Veo, veo… ¿Qué ves?

  • Tiempos de mucha ciencia.
    • Nuestra percepción de la realidad está anclada culturalmente en la ciencia newtoniana del SXIX.
    • La física cuántica y la astrofísica nos presentan una realidad más afín a la brujería que la ciencia clásica.
  • Los números son el único idioma universal.
    • El Nombre de Dios debe expresarse en el único idioma universal: ¡Los números!

 

2. Cuando el río suena, agua lleva.

  • Un universo afinado.
    • El universo ha sido afinado con precisión para albergar vida. Lo de inteligente está por ver.
    • Las leyes de la física están milimétricamente ajustadas para crear un universo en el que la vida sea posible.
    • La Tierra se presenta idóneamente diseñada para el desarrollo de la vida.
  • ¿Planeta Tierra o una nave espacial?
    • La Tierra es un vehículo espacial que se mueve a velocidades vertiginosas.

 

3. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

  • El Nombre de Dios es una matriz de números.
  • 1 + 1 = 2. Pero dos 1 no son lo mismo que un 2.
    • La matriz surge de un concepto elemental. 1 + 1 = 2. Pero dos 1 no son lo mismo que un 2.
    • Esta premisa se ordena elegantemente en la tabla de multiplicar.
    • La reducción (gematría) de todos los números de la tabla de multiplicar expone una matriz que se repite indefinidamente.
  • La matriz es el común denominador de todos los números hasta el infinito.

  

4. Del dicho al hecho, hay un buen trecho.

  • Los cimientos de nuestra cultura arraigan en esta matriz.
  • El Yin y el Yang, el Tao, la tetraktys, la filosofía de Buda.
    • La dualidad y el Yin y el Yang son inherentes a la estructura matriz.
    • El nueve está presente tanto en la simetría oculta como visible de la matriz. Hay nueve 9.
    • La tetraktys pitagórica surge de la cantidad de cifras de que componen sus capas concéntricamente: 1, 2, 3 y 4.
    • Las bases de la filosofía de Buda encajan con la matriz: el camino óctuple, las cuatro verdades, el karma...

 

5. Adivina, adivinanza...

  • La estructura de los oráculos.
  • I Ching, la astrología y el tarot se deducen de la matriz.
    • Los ocho trigramas y los 64 hexagramas del I Ching encajan en la matriz de 8x8.
    • En las culturas antiguas, la astrología era una forma de clasificar la personalidad y entender la psicología.
    • Los signos del zodiaco son 12 tanto para los occidentales como los chinos.
    • La matriz identifica las fases de la Luna, los solsticios y los equinoccios, y las características de cada uno de los 12 signos del zodiaco.

 

6. Alguna cábalas.

  • La cábala aborda en profundidad el Nombre de Dios: YHVH.
    • Las letras del Nombre de Dios: YHVH suman 26 (2 + 6 = 8) y la matriz es un cuadrado de 8 x 8 cifras.
  • El árbol de la vida se genera a partir de la matriz.
  • La matriz indica la relevancia del ser humano y su relación con Dios.
    • Las líneas 3ª y 6ª de la matriz se identifican con el ser humano mediante el valor de la suma de sus cifras: 45, el número de Adán, el hombre primordial según la cábala.
  • El conocimiento es experiencial.

 

7. El Nombre de Dios.

  • ¿Por qué la matriz es el Nombre de Dios?
  • El Nombre de Dios se aloja en el corazón de la matriz.
    • El verdadero Nombre de Dios resulta de ordenar el tetragramatón según la tetraktys pitagórica y su valor es el 72, un número presente en el corazón de la matriz.
  • El ser humano es a imagen de Dios en función de Phi.
    • Una matriz resultante de sintetizar algo tan ajeno e impersonal como la tabla de multiplicar indica la relevancia del ser humano y su relación con Dios.
    • La matriz expone cómo el ser humano es a imagen y semejanza de Dios en función de Phi, la proporción áurea: 45 x 1.6 = 72
  • El Nombre oculto del poder de Dios es la suma de la matriz.
    • El Nombre oculto del poder de Dios tiene el valor 216 y resulta de sumar todas la filas completas de la matriz, las que albergan todos los números del 1 al 8.

 

8. Matemágicas.

  • Fundamentos de matemáticas.
    • “Las matemáticas son el lenguaje con el que Dios ha escrito el universo.” Galileo Galilei
  • Geometría. Sistema binario. Matemática vorticial.
    • “Quien conozca la magnificencia de los números 3, 6 y 9 obtendrá la llave del universo.” Nicola Tesla.
    • La matriz define los elementos de la geometría, el círculo, y late en el corazón de la matemática vorticial.
  • Las constantes Phi, Pi y “e”.
    • Las constantes matemáticas Phi, Pi y “e” se pueden calcular mediante combinaciones de 7 y 2, los números del corazón de la matriz.
  • El Nombre oculto del poder de Dios es la suma de la matriz.

 

9. El código Atman.

  • Un poco de ingeniería espiritual.
    • Cada matriz es como un ladrillo de una malla infinita cuya argamasa serían los números 9.
    • Según los Upanishads, Maya es una ilusión que conforma la realidad que nos rodea, Atman es el alma individual de cada persona, y Brahman sería Dios. Ahora bien, Atman es igual a Brahman.
  • El código Atman y los parámetros del ADN.
    • El código Atman determina los parámetros de la encarnación de cada alma.
    • El código Atman se compone de 64 codificadores. Cada codificador presenta una parte fija, una de ciclo y otra variable. La fija determina el momento y lugar de cada encarnación, el ciclo los parámetros de dicha vida, y la variable la individualidad de cada alma.
    • La estructura del código genético emula al código Atman. El ADN cuenta con dos parejas de nucleótidos, que se combinan en tripletes armando 64 codones que generan los 20 aminoácidos que edifican la vida.
    • La matriz codifica el proceso para que Atman, el alma individual, sea igual a Dios, Brahman.
  • El significado del los números.
    • Los números constituyen la semántica de la creación.
    • La forma y los sumandos de los números contribuyen a esclarecer sus posibles significados.
    • El universo es una obra de arte firmada por su creador mediante una matriz de números.
  • El sentido de la existencia del ser humano.
    • La matriz también define al ser humano y nuestra función dentro del universo.

 

10. Invocación.

  • ¿Cómo hacer realidad los deseos?
    • El hombre es semejante a Dios en tanto en cuanto que compartimos el poder de CREAR.
  • El poder de crear a través del Nombre de Dios.
    • El nombre de Dios estructura un proceso que permite materializar nuestros deseos.
  • La fórmula del nombre de Dios.
    • CREER es CREAR: Definir un deseo, imaginarlo, cargarlo de emoción y sentir que se hace realidad.
  • Parámetros para una invocación eficaz.
    • La oración sincera y con intención plena es la fórmula más sencilla de realizar este conjuro. ¡Y funciona!
    • La integridad interior determina la potencia de nuestra capacidad de invocar y manifestar un deseo.

 

La firma de Dios  -  Algunas conclusiones

Lo expuesto aquí apenas es un resumen de las conclusiones de un árdua labor de investigación. Quizá estas afirmaciones le parezcan algo insulsas fuera del contexto que desarrolla el libro La firma de Dios, pero aún así he querido plasmarlas en esta web. Si el origen y las derivaciones de esta matriz le inquietan, le han hecho reflexionar o le han picado la curiosidad, le recomiendo que profundice un poco en ella. Por este motivo he escrito La firma de Dios, una exposición clara y resumida de la matriz. Por otra parte, la novela Los versos de Pandora ofrece un viaje de iniciación sobre los procesos y conocimientos necesarios para la invocación del poder implícito en el Nombre de Dios.

La firma de Dios también incluye una explicación sobre las premisas para la invocación con éxito el poder del nombre de Dios, lo que nos permite lograr que se hagan realidad nuestros deseos entre muchas otras cosas. Esta web le ofrece un extracto de estas explicaciones. Leer más...

  

¿De dónde sale la matriz?

1 + 1 = 2 pero dos 1 no son lo mismo que un dos.

La tabla de multiplicar refleja y ordena la extensión de este concepto.

Si reducimos la tabla de multiplicar en su totalidad obtenemos una matriz de números que se repite sin cesar, como los ladrillos de una construcción.

Reducir números significa sumar las cifras que los componen hasta dejar una.

Por ejemplo: 2658 = 2 + 6 + 5 + 8 = 21 = 2 + 1 = 3

La matriz resultante esta compuesta de 8 filas y 8 columnas, de un total de 64 cifras.

  

¿Qué se deduce de estos números?

La estructura, simetrías y operaciones dentro de la matriz de 8 x 8 establecen las bases de antiguos sistemas de creencias tan influyentes y dispares como: El tao, el I Ching, la astrología, la tetraktys, el atman y brahmán, la cábala…

La matriz también da un sentido a por qué el ADN universal de todos los seres vivos se estructura de la forma en que lo hace: enrolla conjuntos de 4 bases nitrogenadas conectadas en parejas, y que se agrupan en 64 tripletes… 

Las combinaciones del corazón de la matriz compuesta por las cifras 72-27 generan los tres números clave que ordenan el universo y las matemáticas: Phi, la proporción aurea, en la naturaleza; Pi, en la geometría y “e” en el cálculo.

La matriz codifica tanto la universalidad de Dios como la individualidad del alma.

El código Atman determina los parámetros de la encarnación de cada alma.

La forma y los sumandos de los números contribuyen a esclarecer sus posibles significados. Los números constituyen la semántica de la creación.

 

¿Porqué esta matriz es el Nombre de Dios?

Aplicando la cábala, que es la disciplina que más se ha dedicado al estudio del Nombre de Dios, averiguamos varios hechos trascendentes.

El tetragramatón, YHVH, se codifica numéricamente para adquirir su manifestación.

La suma simple del Nombre suma 26 (8), y la matriz es de 8x8 cifras.

El numero del poder del Nombre de Dios: 216 resulta de la suma de todos los números de la matriz cuando se omiten las líneas 3ª y 6ª que suman 45 cada una y representan al hombre y a la mujer.

El verdadero nombre de Dios suma 72, un número presente en el centro de la matriz, y también en su forma invertida, 27.

La diferencia entre estos dos números es 45, el número que representa cabalísticamente al ser humano.

 

Esta matriz también da un sentido a la existencia del ser humano

La relación entre 45 y 72 es la proporción aurea, Phi (1.6), por lo tanto, el ser humano es semejante a Dios en función de Phi.

Las líneas 3ª y 6ª matriz, las que suman 45, también permiten interpretar un sentido para la existencia del hombre y de la mujer.

Según el significado de los números y su posición en la matriz podemos interpretar las siguientes conclusiones sobre los seres humanos:

El hombre y la mujer son complementarios, se aportan equilibrio y se impulsan en su proceso de desarrollo y de transformación.

Al fin y al cabo, no hay mejor escuela para la expansión de la conciencia que la familia en la que hemos venido a nacer. Las posibilidades y las dificultades dentro de cada familia son las lecciones fundamentales de nuestras vidas. Podría decirse que la familia en la que nacemos es la escuela en la que nos graduamos, y la pareja o la familia que formamos la universidad.

El mensaje que aporta la matriz sobre el ser humano es el siguiente:

La esencia del ser humano está formada por tres partes: cuerpo, mente y espíritu (1º-3), que tienen la función de evolucionar (2º-6) dentro de un estado de equilibrio (3º-9). La conciencia coordina este equilibrio que integra nuestro cuerpo (salud), mente (pensamiento) y espíritu (sentimiento).

Nuestro papel en la vida es materializar nuestro equilibrio interior en el mundo (4º-3) y contribuir al desarrollo de la vida (5º-6). Esta es la impronta que cada uno de nosotros dejará a su paso por la vida (6º-9). Nuestra huella individual impacta en el mundo y afecta a las personas que hemos conocido y al equilibrio global (7º-3). Este impacto determina nuestro karma, el ciclo de nuestra evolución (8º-6).

Estas son alguna de las coincidencias en base a las que me permito afirmar que la matriz descrita es el Nombre de Dios. Este nombre se halla presente en la creación, en la propia estructura de los números que rigen las leyes del universo y de la vida.